Partimos nuestro día sábado temprano, a eso de las 7:30, después de cargar nuestras mochilas de agua, snacks y un pan para la hora de almuerzo, partimos a nuestro encuentro con el bus que nos esperaba en Plaza Italia para partir hacia la Quinta Región, sector Las Rocas de Santo Domingo. 

El bus demoró aproximadamente 1:30 hrs en llegar, ya en la entrada nos hicieron bajar para mostrar nuestro código QR que llega al correo electrónico cuando compramos la entrada por internet (más abajo hablaremos en detalle de la entrada), no es necesario imprimir el código, así también cooperamos con un granito para cuidar el planeta. Nos dan nuestra pulsera, un pequeño plano del aviario y el horario para visitarlo. Nos explicaron que limitan una hora para recorrerlo puesto que hay días en donde va mucha gente y con esto evitan colapso del aviario.

Nos volvemos a subir al bus y luego de 2 kilómetros nos internamos en el parque, bajamos del bus y caminamos al aviario, la primera actividad puesto que a nosotros elegimos la visita de 11:30 a 12:30 hrs. 

Después de la pequeña charla donde nos hablan del cuidado que debemos tener adentro, del por qué las aves no pueden salir de ahí y porque algunas siguen encerradas, nos tenemos que aplicar alcohol gel y poner la planta de nuestros zapatos en amoniaco, para así evitar la contaminación cruzada.

El aviario cuanta con un sendero bien demarcado, sólo debemos seguirlo e ir observando a nuestro alrededor, lleno de aves que se posan en los árboles y en los sectores donde tienen recipientes con comida. Verás también, sus nidos en el piso y en los orificios de las paredes. Las dos hectáreas que lo componen, que lo hacen ser el segundo más grande del mundo, está súper bien cuidado,  tiene puentes que unen los sectores del sendero, miradores y un largo puente ideal para fotografías. No contaremos más detalles para que se sorprendan cuando lo visiten.

Al salir, no quisimos tomar el camino pavimentado de los automóviles, más bien tomamos uno lateral que nos hace internarnos en un bosque, que en su mitad lo recorre un riachuelo, nada pesado, vimos personas adultas caminando tranquilamente, sin subidas ni bajadas, tenía pasarelas de madera cuando el camino cruzaba el río. 




Hora de almorzar y para hacerlo nos sentamos a orillas de una pequeña laguna (pequeña porque la principal es aún más grande), había una pequeña playa para descansar y al lado un parque con juegos de madera con obstáculos para niños (y algunos para grandes como nosotros jaja). Cabe destacar, que los baños estaban muy limpios. 

Caminamos un poco más para ver si alcanzábamos a tomar la balsa que nos llevaría al humedal al otro lado del parque, pero llegamos tarde, ya estaba lleno, tiene una capacidad máxima 20 personas (cuentan también los niños) que ya estaban hace un rato esperando. Lo recomendable es ver la pizarra con los horarios de salida y esperar antes ahí, sino lo más seguro es que te quedarás abajo como nosotros :C. 

Como ya no había vuelta atrás y no era opción esperar la otra salida, caminamos con el camino de autos hasta el humedal, son 40 minutos aproximadamente desde la balsa, pasas por el sector de los kayac (los puedes usar también, está dentro del precio de la entrada), dos playas, un restaurante y miradores. Justamente hay un sector donde el camino se divide, uno sigue siendo el camino para autos y el otro es un mirador, no había claridad de cual camino seguir, para justo pasó un pareja, que al parecer se sabía el camino y decidimos seguirlos, total si nos perdíamos no estaríamos solos jaja.

No nos equivocamos, es un sendero de trekking. Es un poco más exigente del que tomamos cuando salimos del aviario. Vamos rodeando el cerro entre troncos que se cruzan, escaleras, puentes colgantes pero todo bien demarcado, imposible perderse. La tarde se volvió un poco más fría, pero después de la caminata, habíamos entrado en calor.

Al final no encontramos con un linda vista de una playa, solitaria en ese momento y a un costado el humedal. No paramos de sorprenderlos de lo lindo que estaba el parque. Recorrimos el humedal de extremo a extremo (no hay ningún anuncio de baño, pero descubrimos que al final sí había uno, no tan limpio como el otro pero saca de apuros), tiene un parecido a un parque Japones, entre pasarelas entrelazadas, cisnes y patos. Ideal para sentarse a un costado para tomar aire puro y relajarse.

Volvemos por el mismo camino hasta el lugar de los estacionamientos para reunirse con todo el grupo y volver a Santiago. Quedamos muy encantados y sorprendidos con el parque, por lo diverso de sus actividades, senderos de caminada, limpieza e infraestructura. 

Tips:

  • Hay un restaurante que quizás no tienen una gran variedad de comida pero creo que es suficiente para salir del paso (Por ejemplo, al día de hoy las empanadas estaban en promedio a $3.000 y una bebida en lata $2.500). Tiene una linda terraza donde tendrás una linda vista a la laguna.
  • Compra las entradas antes en https://www.tricao.cl/landing/sell , hay una promoción de $9.000 (13 dólares aproximado) que incluye la entrada al parque + aviario. Si no las compras antes puede que el aviario esté completo y no puedas ingresar.
  • Como siempre, cuida el parque, no botes basura, sigue las instrucciones para que se mantenga tan lindo como nosotros lo conocimos.

Por ahora, es lo que podemos contar de nuestro día en el Parque Tricao. Si hay alguna información que cambia y ven que está mal por favor coméntanos para verificar, arreglar y con eso seguir ayudando a nuestros lectores.

Agradecemos a Rodrigo (https://www.instagram.com/r.yoyoo/) por las fotografías.

Gracias por leernos como siempre.

 

Paloma  & Seba

lobonitodeviajar.com




Lo bonito de viajar

Paloma y Seba, creadores de LBDV. Amantes de los viajes y aventuras de corto y largo aliento. Trekking, hiking, a veces mochileros y otras todo incluido.

3 thoughts on “Parque Tricao”

    1. Hola Paloma! Hasta la fecha (10-02-2020) el parque indica que no hay manera de llegar en transporte público. Nosotros fuimos con ChileExtreme (en instagram: https://www.instagram.com/chileextreme/), podrías consultar directamente con ellos para saber si tienen alguna salida programada hacía el Parque. Saludos y linda semana para ti.

Responder a Mariana de la Cruz Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *