Europa es el sueño de muchos paseantes, nosotros hemos tenido la suerte de poder viajar por algunos de sus países y recorrer las calles de sus hermosas ciudades y nos gustaría compartir nuestra experiencia. Escogimos para viajar la fecha del mes de octubre, debido a que no era temporada alta y las temperaturas son agradables para caminar y disfrutar sin un calor excesivo o congelarte las manos intentando fotografiar estas bellas ciudades.

Una de las urbes que visitamos fue la maravillosa Roma. Hermosa, rústica, longeva, un lugar en donde el tiempo parece haberse detenido hace siglos, en donde al caminar por sus calles te puedes encontrar con monumentos y estructuras conservadas desde los tiempos del imperio romano. Por estas razones se ha ganado el nombre de la “Città eterna” la ciudad eterna.

Al llegar aterrizamos en avión en el aeropuerto de Fiumicino (FCO) o Leonardo Da Vinci, también conocido con ese nombre. Totalmente perdidos al salir seguimos los carteles que indicaban la dirección hacia la estación de trenes del aeropuerto ya que habíamos averiguado que desde allí podríamos llegar a Termini que es su parada final y desde donde es posible encontrar locomoción a muchas partes de la ciudad. Compramos los boletos de tren que se pueden adquirir ya sea en una boletería o dentro del mismo aeropuerto en máquinas electrónicas. La única compañía que ofrece el servicio es la de FrecciaRossa manejada por Trenitalia que es una entidad estatal. El boleto cuesta por persona alrededor de 14€ y en 30 minutos ya estarás en Termini, es importante destacar que el billete se debe validar antes de subir para evitar multas, hay unas máquinas amarillas que timbran el ticket dispuestas a lo largo del andén. Existen también otras maneras de llegar, hay servicios de minibuses que te llevan en 40 minutos que cuestan unos 16€ por persona y la opción más barata es en bus, pero leímos que no tenía muy buena reputación debido a que sobrevenden sus boletos, pero la opción es suya viajeros.

Ya instalados solo nos quedaba salir y conocer esta longeva ciudad, para movilizarse dentro de la capital es posible comprar tickets de transporte en cualquier metro, “tabacchi” que son una especie de tabaquerías o quioscos de prensa. Hay distintas opciones, un pase que dura una semana otros duran 100 minutos, otros 24-48-72hrs dependiendo de tus necesidades puedes elegir lo que más les acomode. Los precios varían desde los 1,5€ hasta los 24€. Nosotros nos trasladamos a pie y aunque las distancias pueden parecer eternas, la verdad, vale totalmente la pena dejar los pies en las calles ya que así aprecias la belleza de la ciudad.

Roma es una ciudad que tiene muchísima historia para contar y muchísimo que ver, por eso lo ideal sería permanecer al menos unos 4 días y en ellos organizarte para conocerla. Al ser un museo al aire libre no es necesario pagar entradas, al menos en la mayoría de los lugares turísticos. Los imperdibles y que no puedes dejar de ver son el Coliseo Romano, una de las maravillas del mundo que puedes visitar por dentro y conocer su historia comprando el ticket de entrada que va desde los 18€, si puedes obtener con anticipación el boleto sería ideal, ya que se llena demasiado, sobre todo en temporada alta (nosotros compramos en la página https://anaybern.com/). Es tan grande que si no puedes ingresar de igual manera podrás tomar bonitas fotografías desde su exterior. La entrada incluye la visita al Coliseo y al Foro Romano así que ya sería un 2×1, en éste último no se puede ingresar sin ticket lamentablemente, pero es tan grande que puedes verlo de igual manera en algunos sectores, sin embargo, no podrás pasear por él.

Otro lugar de interés es el imponente monumento a la patria, ubicado muy cerca del coliseo y parte del foro romano. Con sus 14 metros de altura da una linda perspectiva y vista de la ciudad, lo mejor es que no se necesita pagar entrada para subir jaja. No puedes visitar Roma sin apreciar la Fontana Di Trevi y lanzar una moneda, dicen que es para volver algún día a esta hermosa ciudad, lo ideal es ir temprano, ya que de otra manera se te hará imposible sacar alguna fotografía o admirar la belleza de sus detalles.

Mientras caminas por las calles impregnándote de historia, puedes disfrutar de un “gelatto” o helado, sobre todo si hace calor y los valores comienzan alrededor de los 3€. Existen una cantidad inmensa de sabores y ningún lugar es mejor que otro, tú solo elige el que más te llame la atención o pide a probar una cucharadita para decidirte, eso hicimos nosotros jaja.

También otro punto de interés es la “Piazza Navona” una hermosa plaza en la cual hay una de las tantas fuentes bonitas que hay en la ciudad, la “Fuente de los 4 ríos” construida por Bernini, un gran escultor. De tanto caminar y caminar puede que te dé un poco de sed, para lo cual solo debes llevar una sola botella que puedes ir rellenando en diferentes puntos ya que hay una gran cantidad de grifos emitiendo agua potable, de esta manera se evita tener que comprar en negocios o supermercados y se ahorra un par de euros.

Uno de los imperdibles es el mirador “Piazzale Giuseppe Garibaldi”, aunque queda un poco alejado vale totalmente la pena darse una vuelta por este cerro lleno de árboles y plazas por doquier para descansar y llegar a la cima a admirar la hermosa vista que se tiene de toda la antigua ciudad, perfecto para ir a fotografiar el atardecer y culminar un día de largas caminatas. Además para poder llegar a este mirador tendrás que pasear a través de las calles del pintoresco “Barrio Trastevere” lleno de restaurantes, bares, gelatterias, casas hermosas con adornos florales y colores vistosos por doquier. Dentro de este barrio hay una iglesia llamada “Santa María del Trastevere” una sencilla iglesia que por dentro es una maravilla, no se necesita pagar entrada así que pueden entrar con confianza.

El “Panteón de Agripa” es otro sitio que debes visitar, antiguamente un templo romano hoy en día una iglesia, su arquitectura maravillosa y bien conservada es digna de admirar. En este lugar descansaron en algún momento los restos de Rafael, el pintor, escultor y arquitecto italiano. Lo mejor es que la entrada es totalmente gratuita.

Si has leído el libro Ángeles y Demonios no puedes dejar de visitar la “Piazza del Popolo” punto desde el cual comienza la aventura del protagonista, una bonita plaza en la que podemos encontrar las “iglesias gemelas”, ubicadas una frente a la otra, con pequeñas variaciones estructurales entre ellas. Desde este sitio puedes caminar por cualquiera de las tres vías principales que llegan a la plaza, se les llama “el tridente”, para poder llegar al maravilloso y bien conservado Castel Sant’Angelo, un lugar adecuado para aguantar asedios muy largos en periodos de guerra. Hoy en día es un museo al cual se puede acceder por 14€ (https://www.tiqets.com/es/), tiene distintos niveles y muchos pasillos y recovecos ocultos. Se ha utilizado en novelas o cine incluso videojuegos. Si te da un poco de hambre, por los alrededores de este castillo hay bastantes carritos vendiendo “Paninis” que son sándwiches a un precio de 4€.

Muy cerca de Sant’Angelo puede apreciarse la imponente cúpula de la cual sale el famoso humo blanco cuando se es elegido un Papa. La “Ciudad del Vaticano”, un lugar con su propio sistema policial y sus propias leyes es un lugar que no se puede dejar de visitar, una arquitectura majestuosa y popular en todo el mundo. El acceso público solo es hasta la Plaza San Pedro, para poder conocer por dentro es necesario pagar entrada y el precio va desde los 28€ aprox. Con entrada en mano se puede acceder a la célebre Capilla Sixtina cuyo techo fue pintado por el mismísimo Miguel Ángel. Lamentablemente no está permitido fotografiar este lugar pero si te gusta el arte no puedes dejar pasar esta visita.

Mucho por conocer y los días pasan volando, eso nos sucedió a nosotros, a pesar de no tener un gran presupuesto se puede apreciar esta hermosa ciudad de igual manera, luego averiguando nos enteramos que al comprar el pase de una semana, éste tenía incluido el acceso a algunas atracciones y museos sin costo y sin filas por si su itinerario incluye una mayor cantidad de días en esta capital. Con un tiempo limitado, al menos a nosotros estos fueron los lugares que más nos llamaron la atención, aunque caminando encontramos muchísimos sitios de interés y de los cuales se puede aprender un poco de historia.

r.yoyoo

Tecnólogo de profesión, fotógrafo en rodaje, loco por los viajes y la naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *