Laguna El Cepo

Trekking laguna El Cepo – 2 días / 1 noche

A esta altura del año, ya hacia al final del año 2018, habíamos realizado varios trekking y hiking, y ya era hora de poner a prueba nuestra resistencia y amor por esta actividad, poniéndonos como meta enfrentarnos a uno de mayor distancia e inclinación, también conocidos como de largo aliento.

Desde aquí nació la idea de salir de Santiago y viajar a la cuarta región para aventurarnos a cumplir nuestra meta.

Nuestro objetivo final, Laguna El Cepo, ubicado en el valle del Cochiguaz, al interior del Valle del Elqui, en la región de Coquimbo en Chile.

Al definir nuestro destino, luego de muchas averiguaciones, nos encontramos con muy poca o escasa información y alguna que otra foto en Instagram donde los usuarios contaban su breve experiencia.

Escribimos a varias agencias de turismo sin encontrar respuesta, sin embargo, cuando ya estábamos dando pie atrás y buscando otra alternativa en otro lugar, encontramos una agencia, nuestra última esperanza, y para sorpresa nuestra los chicos nos respondieron sin dejar pasar 5 minutos.

Después de cotizar, sellar el acuerdo y hacer el pago correspondiente para reservar, sólo nos quedaba esperar el día para viajar a Vicuña (desde ahí saldría nuestro tour) ¡Qué emoción!

¡No olvides visitar! Trekking monumento natural El morado en SantiagoMurales y miradores en ValparaísoCerro San Cristóbal en SantiagoMuelles de las Almas en ChiloéRuta de las iglesias en Chiloé parte 1Ruta de las iglesias en Chiloé parte 2Valdivia ¿Qué visitar en 2 días?

Decidimos viajar en auto, desde Santiago hacia Vicuña con una duración de 7 horas aproximadamente. Ya en Vicuña, arrendamos una pieza en una hostal, sin muchos requisitos ni expectativas, pues nuestro objetivo principal era lograr un buen descanso y tener un lugar para llegar luego de nuestra tan esperada aventura.

Ese mismo día compramos las últimas provisiones, alimentos como barras de cereal, chocolates, entre otros, además de mucha agua para mantenernos siempre hidratados y finalmente, nos dormimos temprano, ya que a las 4:30 estarían afuera de nuestro alojamiento para partir.

Llegamos a las 6:30 a Cochiguaz, los chicos del tour ordenaron las últimas cosas en sus mochilas, nos entregaron las últimas instrucciones y recomendaciones, quizás las más importantes, como mantenernos hidratados aunque no tuviéramos sed e ir comiendo para mantener energía en nuestro cuerpo y comenzamos la aventura.

Nos demoramos 9 horas aproximadamente, las 6 primeras horas de ruta son de una inclinación leve, nada difícil pero que requería de mucha mentalidad positiva y entusiasmo para que no se hiciera tedioso el camino, pero los últimos 3 kilómetros, en la cual nos demoramos alrededor de 3 horas en recorrer, la inclinación se volvió pesada y todas las horas caminadas anteriormente, se vieron reflejadas en cada paso que dábamos.

En cada momento nos topamos con cumbres falsas, dónde llegabas a la cima y te encontrabas con una subida aún mayor ¡eso era muy decepcionante! Sin embargo, sabíamos que el esfuerzo que estábamos haciendo tendría su recompensa y así fue, después de esos 3 km nuestra recompensa fue llegar a un lugar maravilloso, todavía virgen con una laguna hermosa rodeada de cerros a 2800 metro de altura, realmente un lugar sorprendentemente hermoso.

Nos acercamos a la laguna y no parábamos de admirar la belleza que nos rodeaba, en tanto nuestros guías buscaban un lugar para montar nuestro pequeño campamento.

Ya con la adrenalina más baja y tratando de acostumbrarnos a la altura, nos recostamos un momento mientras el almuerzo se hacía, pues los chicos se encargaban de todo. Luego de almorzar a eso de las 17 hrs, nos sentamos a los pies de la laguna a disfrutar de nuestra compañía y el paisaje diáfano. ¡Esos momentos hacen que todo sea más perfecto!

Al rato volvimos a la carpa y esperamos la noche para comer y ansiosos de ver el cielo, un espectáculo aparte, dónde mirabas las estrellas se que hacen eternas y ves los satélites pasar uno tras otro.

Al amanecer, después de una noche tranquila y reponedora, tomamos desayuno, dimos una vuelta a laguna, subimos unas rocas y sacamos algunas fotos para el recuerdo, despidiéndonos de aquel bello lugar.

A las 11:30 hrs empezamos nuestro descenso, que a diferencia de la subida, demoro 6 hrs, 3 hrs menos que la subida del día anterior. Se hizo más pesado, claro, el cuerpo ni siquiera alcanzo a descansar 24 hrs y en las bajadas nuestras piernas empezaban a pasar la cuenta. No negamos que se hizo bastante eterno, incluso el dolor de piernas persistió después de dos días de haber descansado, pero insistimos, ese lugar valió la pena todo el esfuerzo físico y los estragos que provocó.

Sin duda, fue una experiencia única, todavía no podemos superar lo magnífico de ese fin de semana, dónde conoces gente súper agradable en un lugar soñado, dónde cuesta llegar, dónde tienes que caminar kilómetros y kilómetros, donde cada paso es un desafío, dónde empiezas a quebrar los límites que creías que tenía tu cuerpo y por sobre todo, tu mente pero que sin pensarlo, todo vale la pena cuando llegas a un lugar tan lindo que cuando sacas una foto ya vienen con filtros naturales que la hacen hermosa.

Sólo nos queda agradecer a los muchachos de AltaCumbreElqui (@altacumbreelqui), nos hicieron vivir una excelente experiencia, se preocuparon por nosotros en cada momento y nos guiaron a lo que hoy definimos como una de nuestra experiencias más extremas. Y, claro, no cabe duda que uno paga por un servicio, pero lo otro es como éste es dado. De 1 a 7, un 7 para ellos.

Seba LBDV

Etiquetas: , ,
Anterior Post Siguiente Post
Paloma y Seba, creadores de LBDV. Amantes de los viajes y aventuras de corto y largo aliento. Trekking, hiking, a veces mochileros y otras todo incluido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *